MENÚ

La pirámide alimentaria bajo lupa: por qué no es la mejor guía para una alimentación saludable

Publicado viernes, 30 julio 2021
Comparte
Tema
Alimentación saludable (Maldita Alimentación)

Si se habla de tipos de alimentos y la frecuencia con la que echar mano de ellos, seguro que te suena la que probablemente haya sido durante años tu ‘manual de instrucciones’ para una dieta saludable: la pirámide alimentaria. Puede que te hayas topado con ella desde en los libros de texto hasta en numerosos panfletos publicitarios sobre alimentación o en el propio etiquetado de los productos en el supermercado.

Con el tiempo y hasta el día de hoy, teniendo en cuenta los avances y evidencias científicas actuales, este resumen visual, que lleva siendo similar desde hace más de 20 años, ha mostrado sus puntos débiles. Entre otros, su base, formada por cereales y no por vegetales, frutas y hortalizas; la forma de incluir los lácteos, que puede llevar a pensar que son indispensables cuando no lo son y hacer que rechacemos alimentos más interesantes por ellos; el hecho de que incluya dulces, bollería y derivados, aun siendo en la cúspide, y la mención a bebidas alcohólicas (que en realidad son perjudiciales en cualquier cantidad) y suplementos (que no son necesarios excepto en casos concretos bajo recomendación médica).

Las distintas pirámides y otros gráficos

Lo primero que debemos saber es que no existe un solo modelo de pirámide, aunque la más conocida en España es la de la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC). No se trata de una pirámide ‘oficial’ de un organismo público ni está consensuada con otras entidades de referencia en nutrición como los Colegios Oficiales de Dietistas Nutricionistas, según explica a Maldita.es la tecnóloga de los alimentos y dietista-nutricionista Beatriz Robles. “Es, básicamente, una adaptación de la pirámide americana del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés) de 1992”, aclara. 

Aparte de esta, añade Robles, hay otras propuestas de guías alimentarias, ya sea en forma de pirámide u otras presentaciones, como el Plato de Harvard, el triángulo invertido de la nutrición, la Pirámide Australiana o la guía Pequeños cambios para comer mejor de la Generalitat de Catalunya, “menos conocidas pero más adecuadas nutricionalmente”. Según la experta, aunque algunas de ellas pertenecen a otros países, se adaptan perfectamente a nuestra cultura gastronómica.

La base de la pirámide: mejor vegetal que cereal

Uno de los puntos en los que coinciden los expertos consultados por Maldita.es tiene que ver con la base de la dieta que propone el esquema de 2018 de la SENC. La pirámide alimentaria tradicional, a la que todos estamos acostumbrados, sitúa como base los alimentos a base de cereales, como la pasta, el arroz, el pan, o las patatas (según el grado de actividad física). 

“Está formulada en base a cómo se alimentaba la población en el siglo XX. En su momento, tenía sentido (en especial por los hábitos y la actividad física de la población), ahora no”, afirma a Maldita.es Juan Revenga, dietista-nutricionista. 

Bajo la opinión de los expertos, lo ideal sería dar más protagonismo al consumo de alimentos vegetales frescos. Según señalaba Revenga en su blog, las razones son obvias: el consumo de cualquiera de estos grupos de alimentos es deficitario en el patrón de consumo de alimentos de los españoles cuando solo proporciona beneficios. 

Como recuerda a Maldita.es el dietista-nutricionista Daniel Ursúa, hace bastante tiempo que se sabe que la base de nuestra alimentación debe estar formada por vegetales y frutas, “por lo que no tiene sentido que la base de esta guía esté formada por cereales”.

“Sin ir más lejos, la Organización Mundial de la Salud (OMS) tiene entre sus prioridades más destacadas a la hora de promocionar mejores hábitos alimentarios (y con ellos la salud en el mundo) el aumento en el consumo de frutas, verduras y hortalizas”, explicaba Revenga y concluía que “más alimentos vegetales frescos debería ser una consigna prioritaria”. 

¿Y los cereales? Mejor si son integrales y nunca en bollería

Eso no quiere decir que los cereales no sean importantes en una dieta saludable. Al fin y al cabo, no puede pasarse por alto su aporte de carbohidratos complejos y fibra (aunque también los proporcionan las frutas y verduras), 

Ahora bien, no todos los alimentos a base de cereales afectan de la misma forma a nuestra salud: serán mejores si son integrales. El porqué lo explicaba a Maldita.es el tecnólogo de los alimentos Mario Sánchez: mantener las tres partes del grano del cereal correspondiente, el endospermo, el germen y el salvado, “hace que su contenido nutricional sea de una calidad mucho más elevada, teniendo una mayor concentración de vitaminas, minerales, grasas saludables y sobre todo fibra”. 

Pero, aun siendo integrales, Robles señala que no tienen que ser el alimento básico de nuestra dieta. “Nos aportan energía, fibra y micronutrientes, pero no son imprescindibles y, desde luego, no deberíamos considerarlos nuestra principal fuente de nutrientes”, señala.

Bajo el punto de vista de Revenga, es importante incidir en este apellido, ‘integral’, cuando se trata de recomendar el consumo de cereales, pero “sobre todo, lo que habría que dejar claro, es que en este grupo de alimentos no tiene cabida la galletería, ni la bollería, ni los típicos cereales de desayuno o barritas de tal, por muy bajos en grasas que sean”, explica en este artículo, donde aclara que la intención real es potenciar los alimentos poco refinados. 

Los lácteos (bien elegidos) son saludables, pero no imprescindibles

En Maldita.es ya hemos hablado largo y tendido sobre los lácteos y los mitos a su alrededor, por ejemplo por qué beber leche no es ni malo para la salud ni antinatural, pero tampoco necesario. Ahora bien, ¿es este grupo de alimentos tan importante como para tratar de potenciar su consumo a través de la pirámide alimentaria, en un tercer peldaño? El problema está en la posible malinterpretación de este dato en el caso de que haga creer al público que esos dos o tres lácteos al día (al nivel de frutas y hortalizas) son imprescindibles, cuando realmente no lo son. 

Uno de los argumentos a favor del consumo de lácteos es el aporte de calcio. Ahora bien, según la Escuela de Salud Pública de Harvard, no está claro que estos productos sean realmente la mejor fuente de este nutriente en general.

Por otro lado, para obtener el calcio suficiente, puedes optar por otros alimentos como verduras o pescados. Estos, según explica en su blog Robles, “te puedan aportar los nutrientes que se encuentran en la leche (calcio, proteínas, vitamina D…)”. "La clave es no cambiar alimentos más interesantes, como por ejemplo la fruta por un yogurt azucarado, por cumplir con recomendaciones similares (y si te decantas por ese yogurt, mejor natural sin azúcar ni edulcorantes).

Vamos, que aunque los lácteos son una buena fuente de nutrientes y los tenemos muy incorporados en nuestras costumbres gastronómicas, podemos comerlos si nos gustan, “pero no lo consideremos una obligación ni pensemos que es necesario fomentar su consumo”, concluye Robles.

Dulces, bollería y snacks, ¿dentro de las recomendaciones para una alimentación saludable? 

Existen evidencias suficientes para afirmar que, tanto dulces y bollería como grasas untables y snacks salados, no son productos saludables. Es decir, no deberían formar parte de las recomendaciones nutricionales y, más que fomentar su consumo, habría que reducirlo o eliminarlo.

No debemos perder de vista que, al hablar de la pirámide alimentaria, hablamos de una guía sobre cómo mantener una dieta saludable, con el objetivo de ayudar a la población a seleccionar el tipo de alimentos y la cantidad que deben ingerir para que la dieta cubra sus requerimientos. De ahí que, según explica Revenga a Maldita.es, su cúspide (en la que encontramos los productos mencionados) suponga uno de sus principales problemas. 

Si se incorporan en la guía alimentos insanos “se está transmitiendo y perpetuando el mensaje de que tienen cabida en una dieta saludable sin ninguna matización más que la coletilla de ‘consumo ocasional’, una frecuencia que nadie sabe muy bien cómo interpretar”, indica Robles, quien añade que, al incluirlos, se está legitimando su consumo por parte de las entidades científicas, por lo que la población sigue entendiendo que puede consumirlos como parte de su dieta. Error. 

En palabras de Ursúa, el consumo de estos grupos de alimentos, junto a las carnes rojas, debe ser, cuanto menos, mejor; e incluirlos en las recomendaciones para una alimentación saludable no es precisamente lo más adecuado: “‘Evitar’ o ‘limitar’ son palabras mucho más precisas que dan un mensaje más claro”, propone el dietista-nutricionista.

El seguir formando parte de este tipo de guías, “es la premisa para que la industria diga: ‘esta es la mía, le puedo decir a los niños que mis snacks están dentro de la alimentación saludable’. ¿Qué más puede querer un niño que ha estudiado la pirámide en el colegio y sabe que es por lo que se tiene que guiar que ver que esas patatas fritas entran dentro de ella?”, plantea Revenga. Puedes leer más al respecto en este artículo

“El mejor favor que se puede hacer a la industria alimentaria que elabora alimentos insanos es insinuar que sus alimentos pueden ser consumidos en cantidades ‘moderadas’ u ‘ocasionalmente’ (sea lo que sea lo que esto signifique) y que la dieta va a seguir siendo saludable. Si viene de una entidad científica, el mensaje es todavía más potente. Por eso nos encontramos esta pirámide o alguna adaptación en el etiquetado de alimentos como bollería o snacks”, afirma Robles.

Pirámide alimentaria en bolsa de snacks

Bebidas alcohólicas y suplementos: no están dentro de la pirámide, pero sí se les hace mención 

En Maldita.es ya hemos explicado que el alcohol no es de ninguna manera ni en ninguna cantidad recomendable ni beneficioso para la salud. Es por ello por lo que no tiene cabida en una guía de alimentación saludable a nivel poblacional. “Solo la presencia del alcohol en la pirámide de los alimentos te da idea de hasta qué punto está metida la industria”, señala Ursúa.

Según Robles y en base a la evidencia científica actual, ningún profesional de la salud o institución debe recomendar su consumo para mejorar la salud. “Sugerir que el consumo ‘moderado’ de alcohol entra dentro de una dieta saludable va en contra de las recomendaciones sanitarias y es especialmente alarmante viniendo de una entidad científica, porque avala la idea de que puede ser incluso beneficioso para nuestra salud. Cuando, además, se aboga por el ‘consumo responsable’ se está jugando con la hipocresía porque se está lanzando un mensaje falso y se pide que el consumidor individualmente tome decisiones alimentarias con esa información desleal”, afirma la experta. 

Por otra parte, tampoco es la primera vez que mencionamos que un estilo de vida saludable, carente de hábitos tóxicos como el alcohol o el tabaco, con una dieta equilibrada donde abunden los alimentos frescos de origen vegetal, es suficiente para cubrir los requerimientos vitamínicos que pueda tener el organismo y no tener que recurrir a suplementos alimenticios. “Una persona sana y con la alimentación adecuada no necesita tomar ningún tipo de suplemento (salvo en el caso de embarazadas o vegetarianos y veganos)”, recuerda Ursúa.

La Asociación Médica norteamericana advertía en 2018 que el consumo de suplementos alimenticios podría ser la causa de importantes interacciones fármaco-fármaco, una preocupación también planteada por este estudio publicado en la revista JAMA Pediatrics

En definitiva, en palabras de Revenga, una mala alimentación en nuestro entorno se arregla comiendo bien: “Y si estamos hablando de recomendaciones para una dieta saludable, no incluyas aquello que no lo es: no me lo metas en el esquemita”.

Este contenido es apoyado por la iniciativa “Alimentando el cambio” de DANONE EDP en el que Maldita.es colabora elaborando contenidos independientes según su metodología.


Primera fecha de publicación de este artículo: 06/07/2021

Hazte maldito, Hazte maldita
Te necesitamos para combatir los bulos y la mentira: sólo juntos podemos pararla. En Maldita.es queremos darte herramientas para protegerte contra la desinformación, pero sólo con tu apoyo será posible.

Eres muy importante en esta batalla para que no nos la cuelen. Seguro que tienes conocimientos útiles para nuestra batalla contra los bulos. ¿Tienes conocimientos de idiomas? ¿Lo tuyo es la historia? ¿Sabes mucho sobre leyes? ¡Préstanos tu Superpoder y acabemos juntos con los bulos!

También puedes apoyarnos económicamente. Maldita.es una entidad sin ánimo de lucro y que sea sostenible e independiente, libre de publicidad y con profesionales bien remunerados dedicados a luchar, contigo, contra la desinformación depende de tu ayuda. Cada aportación cuenta, cualquier cantidad es importante.