MENÚ

Las diferencias entre los plátanos originales y los que comemos hoy en día

Publicado miércoles, 12 enero 2022
Comparte
Tema
Consultorio y dudas (Maldita Alimentación)

Quizás haya visto esta imagen por la que nos habéis preguntado. A la izquierda se ve un plátano normal como el que puedes comprar en cualquier frutería y a la derecha se ve lo que parece una versión más pequeña y llena de semillas negras. En la versión que no habéis enviado se afirma que el plátano original es el de la derecha y el de la izquierda “un plátano modificado genéticamente”. ¿Es cierto lo que se ve y se lee en esta imagen?

Lo que se puede ver en la imagen por la que nos habéis preguntado es en parte verdad y en parte mentira: es cierto que el de la derecha es un plátano "original" del que procede el de la izquierda, una variedad comercial que se puede encontrar en la frutería; sin embargo, no es cierto que éste último haya sido modificado genéticamente, entendiendo este término con su significado más habitual o popular, el de un organismo modificado utilizando técnicas de ingeniería genética, sino que es resultado de otros procesos de modificación tradicionales que el ser humano lleva utilizando desde que comenzó a domesticar y cultivar el plátano.

Primero hay que explicar que el plátano o banana que conocemos actualmente proviene del cruce de dos plantas del género Musa: Musa acuminada o plátano malayo o plátano rojo y Musa balbisiana o plátano rosado. Estas dos especies, como los seres humanos, son diploides, es decir, tienen dos pares de cromosomas, las estructuras que contienen información genética, tienen semillas y se reproducen sexualmente. Puedes ver sus semillas en el espécimen de Musa balbisiana de Hawaii (Estados Unidos) que fotografiaron Forest y Kim Starr.

Y en esta otra imagen de un plátano de Musa acuminata tomada en Laos.

En cambio, el fruto del cruce de ambas especies, como lo son las principales variedades comerciales del plátano, por ejemplo la variedad Cavendish, son triploides, o sea, tienen tres cromosomas, lo que les hace ser estériles, frutos sin fertilización de los óvulos y por tanto sin semillas y que se propagan asexualmente.

Pero eso no quiere decir que las variedades de plátano comerciales, como la mencionada Cavendish, sean lo que se conoce como organismos modificados genéticamente o transgénicos, es decir, organismos cuyo genoma haya sido modificado utilizando técnicas de ingeniería genética. Su genoma sí ha sido modificado por el ser humano durante siglos con otras técnicas.

La domesticación de esta planta originaria del sudeste asiático ha sido “extremadamente compleja, se produjo a lo largo de miles de años e implicó múltiples etapas, a menudo separadas en tiempo y lugar”, explica un artículo científico sobre la importancia de la domesticación del plátano. A través de mutaciones naturales o inducidas por rayos gamma, selección de especímenes y cruzamientos o hibridaciones se han logrado las diversas variedades que se venden actualmente aunque la inmensa mayoría son híbridos naturales propagados durante siglos por los habitantes del sudeste asiático.

Aunque sí se han desarrollado técnicas de ingeniería genética, actualmente no se comercializan plátanos transgénicos.

Hazte maldito, Hazte maldita
Te necesitamos para combatir los bulos y la mentira: sólo juntos podemos pararla. En Maldita.es queremos darte herramientas para protegerte contra la desinformación, pero sólo con tu apoyo será posible.

Eres muy importante en esta batalla para que no nos la cuelen. Seguro que tienes conocimientos útiles para nuestra batalla contra los bulos. ¿Tienes conocimientos de idiomas? ¿Lo tuyo es la historia? ¿Sabes mucho sobre leyes? ¡Préstanos tu Superpoder y acabemos juntos con los bulos!

También puedes apoyarnos económicamente. Maldita.es una entidad sin ánimo de lucro y que sea sostenible e independiente, libre de publicidad y con profesionales bien remunerados dedicados a luchar, contigo, contra la desinformación depende de tu ayuda. Cada aportación cuenta, cualquier cantidad es importante.